¿Y qué pasa con la salud sexual y reproductiva en tiempos de pandemia?

Estudios revelan que más de 12 millones de mujeres descontinuaron el uso de anticonceptivos modernos.

Es cierto, el COVID-19 trastocó la vida de todos y a todo nivel, desde lo sanitario y lo económico hasta lo social y lo emocional. Ante este panorama pandémico, lleno de incertidumbre y dolor para para cientos de familias que han perdido seres queridos, ¿qué podemos decir de la salud sexual y reproductiva?

 

La ginecóloga Mary Leny Sánchez es directa. “Ese tema se lo ha dejado de lado… se han abierto brechas de acceso a información, a la disponibilidad de métodos anticonceptivos y hasta la revisión de medicamentos no ha sido la habitual. Eso sin mencionar que la gente que acudía en busca de este tipo de atención dejó de hacerlo por el COVID -19”.

 

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas – UNFPA, la situación de estrés y saturación sanitaria a nivel mundial llevó a los sistemas de salud a redirigir los recursos de los servicios de salud sexual y reproductiva y a limitar el acceso a la planificación familiar, lo que supone un riesgo sobre todo para las mujeres que siguen necesitando acceso a métodos anticonceptivos.

Más de 12 millones de mujeres descontinuaron el uso de anticonceptivos modernos.

De acuerdo a un estudio que realizó la Oficina Regional de la UNFPA para América Latina y el Caribe, más de 12 millones de mujeres descontinuaron el uso de anticonceptivos modernos. El estudio presentado en el marco del Diálogo Virtual: desafíos para la salud sexual y reproductiva en octubre de 2020 que organizó la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), decía que ese número podía elevarse a 20 millones si la pandemia y el confinamiento se extendían hasta marzo de 2021.

Y es que la mortalidad directa por un brote, así como la mortalidad indirecta por condiciones prevenibles y tratables u otros, aumentan dramáticamente. Así lo comprueba los datos extraídos de las Recomendaciones del Fondo de Población de Naciones Unidas para la continuidad de servicios integrales de Salud Sexual y Reproductiva ante la crisis sanitaria por el COVID–19 de la UNFPA “… En otras epidemias, (ej. ébola) se ha visto un aumento importante de casos de Mortalidad Materna (22%) y un incremento de embarazos no intencionales (hasta 200%)

De acuerdo a proyecciones de la oficina regional de UNFPA, las consecuencias de la interrupción de servicios de salud sexual y reproductiva por la crisis del COVID-19 en América latina y el Caribe por el abandono o falta de provisión de anticonceptivos serían: 2.2 millones de embarazos no deseados, más de 1 millón de abortos, 3,900 muertes maternas y 51 mil muertes infantiles, afectando alrededor de 17 millones de mujeres.

Millones de mujeres sufrieron embarazos no deseados durante la pandemia del COVID-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *